Características del estilo industrial

Su origen se remonta a los años 50 neoyorquinos cuándo los artistas comenzaron a instalarse en las fábricas y naves abandonadas de la ciudad en busca de espacio y luz para trabajar.

Piensa en los clásicos apartamentos tipo almacén en Nueva York, con suelos y vigas de madera decapada o suelos de hormigón o cemento, paredes de ladrillo caravista y otros materiales de construcción que se muestran sin acabar.

Puedes apreciar las texturas en bruto, elementos inacabados y accesorios metálicos. Hierro, madera, cemento, hormigón y otros materiales de construcción se muestran sin enmascarar, convirtiéndose en un detalle perfecto para personas creativas e innovadoras.

Un acabado rústico es una característica clave del estilo de decoración industrial, con madera recuperada, capas de pintura desconchada y muebles restaurados.

Una parte importante de la mayoría de los hogares de inspiración industrial es usar los mínimos colores y, a menudo, muy neutros. Aprovecha a incluirlos en forma de obras de arte, griferías, textiles, alfombras o vajilla.

Intenta ceñirte a una paleta base de diferentes tonos de grises, desde el claro hasta el bronce, acentos en blanco y negro, dando calidez con madera y tonos cálidos de ladrillo y cuero. A continuación, puedes aplicar detalles de color con complementos decorativos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciseis − seis =

Scroll al inicio