Otros estilos de decoración de interiores

¿Quieres actualizar tu hogar pero no sabes por dónde empezar? Si quieres puedes inspirarte en los muchos estilos de decoración para darle un cambio de imagen, desde el estilo escandinavo, el estilo moderno de mediados de siglo (mid-century), estilo ecléctico, el estilo industrial, el estilo provenzal, el contemporáneo, etc.

Entonces, ya sea que te estás embarcando en una renovación integral de tu casa o simplemente renovando tu cocina, tener gustos entre varios estilos de decoración de interiores puede darle a tu hogar un aspecto original y personal.

Vamos a echar un vistazo a varios tipos de diseño de interiores populares.

Estilo ecléctico o étnico

Al incorporar elementos de diversas culturas, estilos de decoración y períodos de tiempo pero sin recargar. Un estilo de decoración con un carácter muy personal.

Piensa en una alfombra marroquí combinada con astas de ciervo, sillas vintage que no combinan y tela de toile Jouy francés.

La clave para lograr un aspecto ecléctico es conseguir una selección cuidadosa y la vinculación de elementos dispares a través del color y la textura, eligiendo formas, materiales, texturas y colores, de gran carga cultural y fuerza y colocarlos en lugares donde se luzcan pero sin agobiar.

Estilo contemporáneo

A la vez clásico y actual, el estilo de una vivienda contemporánea es el que más se mezcla con otras estéticas. Puedes ver guiños a un diseño moderno, tradicional, art deco e incluso futurista. El diseño contemporáneo está siempre en constante evolución.

A diferencia de otros estilos que están más o menos fijados, en el estilo contemporáneo lo que es de este momento, puede cambiar en unos pocos años.

Hoy en día, el aspecto de este estilo se define por líneas curvas, colores neutros y minimalismo.

Estilo minimalista

La premisa menos es más define esta tendencia decorativa es que se caracteriza por la búsqueda de simplificar al máximo y prescindir de los elementos que no resulten esenciales. 

Original de Estados Unidos en la década de los años 60, este estilo es perfecto para aquellas personas que se sienten cómodas en espacios simples y serenos. Pocos muebles, líneas rectas y ausencia de ornamentaciones superfluas en los espacios diáfanos consiguen, sin embargo, crear un estilo que apuesta por ambientes en los que se destila calidez y belleza.

La clave del estilo para tener una casa minimalista es conseguir estancias despejadas, dado que los hogares de antaño tendían al exceso, el minimalismo se relaciona con el futuro precisamente porque prescinde de elementos innecesarios.

Adiós a lo superfluo. Según la filosofía minimalista, el orden es imprescindible para conseguir armonía en el interior.

Espacios diáfanos. Este estilo se caracteriza por la ausencia de grandes piezas de mobiliario y por utilizar sólo las estrictamente necesarias.

Estilo bohemio

Un estilo de decoración de interiores muy popular en Australia, el estilo clásico de los Hamptons que abarca una paleta fresca y aireada y texturas naturales.

El estilo de decoración está inspirado en la arquitectura y la decoración de casas y edificios de vacaciones en las comunidades costeras de lujo a lo largo de las playas de la costa este del estado de Nueva York.

El blanco y el azul son colores clave en los interiores de estilo Hamptons, junto con elementos clave como ventanas bien ubicadas para optimizar la ventilación cruzada, persianas tipo plantación (con lamas regulables), decoración de estilo náutico, suelos y molduras de madera a lo largo de pasillos y escaleras.

En la cocina, dominan los muebles de cocina blancos, con estantes abiertos o puertas de vidrio. El mármol o la piedra de color claro es la elección principal para las encimeras.

Estilo provenzal

Un estilo de decoración clásico, se define por detalles refinados, tejidos de inspiración campestre, vajillas antiguas que reflejan el paso del tiempo, texturas rústicas y una paleta de colores descoloridos, una elegancia sin pretensiones, mucha luz e inspiración en la naturaleza. Presenta tonos empolvados, madera blanqueada y en bruto, ropa de cama suave y con texturas, con una opuesta sensación de opulencia: muebles curvos, bordados y marcos dorados contra un estilo de casa de campo de piedra y paredes pintadas con tonos pastel.

Funciona en viviendas nuevas y heredadas. En la ciudad da una sensación de calidez, acogedora pero a la vez sofisticada, y en el campo se adapta perfectamente al entorno provincial .

Para conseguir un estilo provenzal, opte por tonos luminosos, colores blancos y pasteles para las paredes y maderas de tonos medios en suelos y muebles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × tres =

Scroll al inicio